viernes, 21 de mayo de 2010

Trastorno delirante


Según Alistair Munro, los Indicadores de un Trastorno Delirante (denominación moderna de la Paranoia) son:
  1. El paciente expresa una idea o una creencia con una persistencia o fuerza inusual.
  2. Esa idea parece ejercer una influencia excesiva, y su vida se altera habitualmente hasta extremos inexplicables.
  3. A pesar de su convicción profunda, habitualmente hay un cierto secretismo o sospecha cuando el paciente es preguntado sobre el tema.
  4. El individuo tiende a estar sin humor e hipersensible, especialmente respecto a su creencia.
  5. Tiene un carácter de centralidad: independientemente de lo improbable que sean las cosas que le ocurren, el paciente lo acepta sin casi cuestionárselo.
  6. Si se intenta contradecir su creencia es probable que levante una fuerte reacción emocional, a menudo con irritabilidad y hostilidad.
  7. La creencia es, cuando menos, improbable.
  8. La idea delirante ocupa una gran parte del tiempo del paciente, y abruma otros elementos de su psique.
  9. El delirio, si se exterioriza, a menudo conduce a comportamientos anormales y fuera de lugar, aunque quizás comprensibles conocidas las creencias delirantes.
Aplicables uno por uno a cualquier tipo de creyente religioso.

Trastorno delirante de grandiosidad: delirio de que el individuo tiene un talento extraordinario, poder, conocimiento, o una relación especial con una deidad o una persona famosa.

Este es el Papa, fijo.

--------------

3 comentarios:

Luisa dijo...

Definición de ti (cuéntaselo a tus papis)
Imbécil delirante y fascistoide: TÚ.
Imbécil, que toda la gente creyente, gilipollas, no tiene por qué ser del Opus. Pero ´tú si que eres una puta fascista.

Luisa dijo...

Perdón, que eres un tío. Entonces ya sabes: cambia el género en la opinión anterior.

Charro dijo...

Luisa, corazón, cariño mío, carne de mi carne y sangre de mi sangre, almohada de mis entrepenas. ¿Pero yo que te he hecho?. Igual tu comentario era para la página www.Vaticano.dios, y por un quítame allá ese click ha aparecido aquí. En cualquier caso, habla con Alistair Munro, que es una institución en temas de psiquiatría. El te lo aclara, e incluso puede ayudarte con lo tuyo.

Saludos, besos y abrazos. Y que tengas mucho sexo (si estás en edad).