jueves, 11 de marzo de 2010

Sobre mártires e intereses


Siguiendo con el asunto del linchamiento a Willy Toledo, transcribo aquí un artículo de Enrique Ubieta publicado el pasado 27 de Febrero en Granma.

------------------------
¿Para quién la muerte es útil?

ENRIQUE UBIETA GÓMEZ

La absoluta carencia de mártires que padece la contrarrevolución cubana, es proporcional a su falta de escrúpulos. Es difícil morirse en Cuba, no ya porque las expectativas de vida sean las del Primer Mundo —nadie muere de hambre, pese a la carencia de recursos, ni de enfermedades curables—, sino porque impera la ley y el honor. Los mercenarios cubanos pueden ser detenidos y juzgados según leyes vigentes —en ningún país pueden violarse las leyes: recibir dinero y colaborar con la embajada de un país considerado como enemigo; en Estados Unidos, por ejemplo, puede acarrear severas sanciones de privación de libertad—, pero ellos saben que en Cuba nadie desaparece, ni es asesinado por la policía. No existen "oscuros rincones" para interrogatorios "no convencionales" a presos-desaparecidos, como los de Guantánamo o Abu Ghraib. Por demás, uno entrega su vida por un ideal que prioriza la felicidad de los demás, no por uno que prioriza la propia.

En las últimas horas, sin embargo, algunas agencias de prensa y gobiernos se han apresurado en condenar a Cuba por la muerte en prisión, el pasado 23 de febrero, del cubano Orlando Zapata Tamayo. Toda muerte es dolorosa y lamentable. Pero el eco mediático se tiñe esta vez de entusiasmo: al fin —parecen decir—, aparece un "héroe". Por ello se impone explicar brevemente, sin calificativos innecesarios, quién fue Zapata Tamayo. Pese a todos los maquillajes, se trata de un preso común que inició su actividad delictiva en 1988. Procesado por los delitos de "violación de domicilio" (1993), "lesiones menos graves" (2000), "estafa" (2000), "lesiones y tenencia de arma blanca" (2000: heridas y fractura lineal de cráneo al ciudadano Leonardo Simón, con el empleo de un machete), "alteración del orden" y "desórdenes públicos" (2002), entre otras causas en nada vinculadas a la política, fue liberado bajo fianza el 9 de marzo del 2003 y volvió a delinquir el 20 del propio mes. Dados sus antecedentes y condición penal, fue condenado esta vez a 3 años de cárcel, pero la sentencia inicial se amplió de forma considerable en los años siguientes por su conducta agresiva en prisión.

En la lista de los llamados presos políticos elaborada para condenar a Cuba en el 2003 por la manipulada y extinta Comisión de Derechos Humanos de la ONU, no aparece su nombre —como afirma, sin verificar las fuentes y los hechos, la agencia española EFE—, a pesar de que su última detención coincide en el tiempo con la de aquellos. De haber existido una intencionalidad política previa, no hubiese sido liberado once días antes. Ávidos de enrolar a la mayor cantidad posible de supuestos o reales correligionarios en las filas de la contrarrevolución, por una parte, y convencido por la otra de las ventajas materiales que entrañaba una "militancia" amamantada por embajadas extranjeras, Zapata Tamayo adoptó el perfil "político" cuando ya su biografía penal era extensa.

En el nuevo papel fue estimulado una y otra vez por sus mentores políticos a iniciar huelgas de hambre que minaron definitivamente su organismo. La medicina cubana lo acompañó. En las diferentes instituciones hospitalarias donde fue tratado existen especialistas muy calificados —a los que se agregaron consultantes de diferentes centros—, que no escatimaron recursos en su tratamiento. Recibió alimentación por vía parenteral. La familia fue informada de cada paso. Su vida se prolongó durante días por respiración artificial. De todo lo dicho existen pruebas documentales.

Pero hay preguntas sin responder, que no son médicas. ¿Quiénes y por qué estimularon a Zapata a mantener una actitud que ya era evidentemente suicida? ¿A quién le convenía su muerte? El desenlace fatal regocija íntimamente a los hipócritas "dolientes". Zapata era el candidato perfecto: un hombre "prescindible" para los enemigos de la Revolución, y fácil de convencer para que persistiera en un empeño absurdo, de imposibles demandas (televisión, cocina y teléfono personales en la celda) que ninguno de los cabecillas reales tuvo la valentía de mantener. Cada huelga anterior de los instigadores había sido anunciada como una probable muerte, pero aquellos huelguistas siempre desistían antes de que se produjesen incidentes irreversibles de salud. Instigado y alentado a proseguir hasta la muerte —esos mercenarios se frotaban las manos con esa expectativa, pese a los esfuerzos no escatimados de los médicos—, su nombre es ahora exhibido con cinismo como trofeo colectivo.

Como buitres estaban algunos medios —los mercenarios del patio y la derecha internacional—, merodeando en torno al moribundo. Su deceso es un festín. Asquea el espectáculo. Porque los que escriben no se conduelen de la muerte de un ser humano —en un país sin muertes extrajudiciales—, sino que la enarbolan casi con alegría, y la utilizan con premeditados fines políticos. Zapata Tamayo fue manipulado y de cierta forma conducido a la autodestrucción premeditadamente, para satisfacer necesidades políticas ajenas. ¿Acaso esto no es una acusación contra quienes ahora se apropian de su "causa"? Este caso, es consecuencia directa de la asesina política contra Cuba, que estimula a la emigración ilegal, al desacato y a la violación de las leyes y el orden establecidos. Allí está la única causa de esa muerte indeseable.

Pero, ¿por qué hay gobiernos que se unen a la campaña difamatoria, si saben —porque lo saben—, que en Cuba no se ejecuta, ni se tortura, ni se emplean métodos extrajudiciales? En cualquier país europeo pueden hallarse casos —a veces, francas violaciones de principios éticos—, no tan bien atendidos como el nuestro. Algunos, como aquellos irlandeses que luchaban por su independencia en los años ochenta, murieron en medio de la indiferencia total de los políticos. ¿Por qué hay gobernantes que eluden la denuncia explícita del injusto confinamiento que sufren Cinco cubanos en Estados Unidos por luchar contra el terrorismo, y se apresuran en condenar a Cuba si la presión mediática pone en peligro su imagen política? Ya Cuba lo dijo una vez: podemos enviarles a todos los mercenarios y sus familias, pero que nos devuelvan a nuestros Héroes. Nunca podrá usarse el chantaje político contra la Revolución cubana.

Esperamos que los adversarios imperiales sepan que nuestra Patria no podrá ser jamás intimidada, doblegada, ni apartada de su heroico y digno camino por las agresiones, la mentira y la infamia.

---------------------------------------

Enlaces muy interesantes:

Uno de Ricardo Royo aquí. Una entrevista a Salim Lamrani aquí. El informe de Amnistía Internacional de 2009 está aquí (la primera foto es una denuncia a la situación de los detenidos en cárceles ¡francesas! de ultramar).

PD 1: Si esto es cierto, es muy ilustrativo.
PD 2: Yo le doy la misma credibilidad a Granma que a El País, a El Mundo o al New York Times, es decir poca. No digo que mientan, pero sí que no dicen toda la verdad.
PD 3: Es que soy de naturaleza escéptica.

3 comentarios:

Rául dijo...

teniendo en cuenta la libertad de expresión en Cuba, haces bien en no creerte esta versión... de todas formas, si un señor se pone en huelga de hambre de verdad, no como el hijoputa de de Juana Chaos, y se muere como consecuencia de ello ¿no esta haciendo uso de su libertad? para una libertad que le han respetado...

Lo más triste es que todo este circo que se esta montando, como casi siempre, por un hecho triste pero puntual, ya que dentro de dos semanas la ausencia de libertades en Cuba seguiran siendo la misma, seguira siendo una dictadura comunista, los castro seguiran forrandose y nadie le importara hasta la proxima

Charro dijo...

Pues tienes razón, libertad de expresión en Cuba, no hay, es una lástima, Ahora bien, si hablamos de una dictadura comunista, y si según el informe de Amnistía Internacional hay 56 presos políticos en la isla, poca disidencia veo. El mismo informe dice que en España hay 150 presos políticos, y hace poco que "secuestraron" una revista por una caricatura cachonda del principito y la leti. Vaya con la libertad de expresión en España, parece que está peor que allí.

Sobre este tema puedes ver el blog de Yaoni Sánchez, una disidente que vive en la Habana, y actualiza su blog diariamente (se llama Generación Y, y lo tienes en la lista de blogs que sigo). Curioso, una disidente mundialmente famosa, premiada internacionalmente, que ha entrevistado a Obama y que actualiza su blog desde los hoteles de lujo que tienen wifi. Joder con la falta de libertad de expresión.

Lo triste no es que esto se olvide en dos semanas. Lo triste es lo que ya se nos ha olvidado, como Haití (mala suerte, otro terremoto en Chile les quitó protagonismo mediático). Lo triste es que no nos enteramos de que han descubierto una fosa con 1800 jóvenes agricultores muertos por el ejercito colombiano, con la connivencia del señor Uribe (si, ese que estaba en la lista de narcotraficantes de la CIA en el puesto 82, hasta que salió "elegido" presidente). Los mataron impunemente para hacer ver que obtenían resultados en su lucha contra las FARC. Joder, y dicen que Colombia es democrática.

Una cosa que me mosquea, eso de "... los Castro seguirán forrándose...", ¿de donde lo sacas?. Porque si te refieres a la famosa lista Forbes, deberías leer esto:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=31105

y analizar la "rigurosa forma que tienen para hacer el cálculo".

Marcos dijo...

Cabrera Infante dijo;

"Las revoluciones son el final de un proceso de las ideas, no el principio, y es siempre un proceso cultural, nunca político. Cuando interviene la política -o mejor los políticos- no se produce una revolución, sino un golpe de Estado, y el proceso cultural se detiene para dar lugar a un programa político. La cultura entonces se convierte en una rama de la propaganda. Es decir, las ilusiones de la cultura, el sueño de la razón, se transforman en pesadilla".