jueves, 28 de mayo de 2009

Grandísimo cabrón desgraciado


Sí tú, Ricardo Benjumea, eres un grandísimo cabrón desgraciado. Espero que te violen 200 caballos sementales por tu culo apestoso. Eso justo despues de quitar la violación del Código Penal.

Cualquiera que me conozca dirá: "¿Pero este tío se ha vuelto loco, o qué le pasa?". Pues no, y me ratifico en lo anterior basándome en lo siguiente: Ricardo Benjumea es el redactor jefe del Semanario Católico de Información Alfa y Omega editada por el Arzobispado de Madrid e incluída en ABC, y ha dicho esto:

"Nada más lejos de mi intención que frivolizar con la violación. Pido disculpas a quien así lo ha entendido. La cuestión es: reducido el sexo a simple entretenimiento, ¿qué sentido tiene mantener la violación en el Código Penal? ¿No debería equipararse a otras formas de agresión, como si, por ejemplo, obligáramos a alguien a divertirse durante unos minutos? ¿Por qué tanta disparidad en las condenas?
No es demagogia

......Cuando se banaliza el sexo, se disocia de la procreación y se desvincula del matrimonio, deja de tener senido la consideración de la violación como delito penal..."

Pues eso.

3 comentarios:

Marcos dijo...

Seguro que a la madre de este tipejo la violó el cura del pueblo y a el tambien y ahora es uno de los miles de pederastas escondidos detras de la sotana.

Pero a mi no me sorprende nada, esta gentuza nos lleva violando desde hace 2.000 años, violando nuestra intimidad(confesion) violando nuestra cartera(diezmos, impuestos) violando nuestra libertad(mandamientos, enciclicas) violando nuestra inteligencia(transustanciación) violando nuestras almas y espiritus(la moral) y finalmente violando nuestro culo.

Despues de todo a Maria la violaron tambien, ya que fue en contra de su voluntad.

Havana dijo...

Es una verguenza, el tal Benjuema parece que no le da la miníma importancia a la violación ¿"divertirse unos minutos"?, parece que hace apología de algo tan horrible, manda huevos !!!.

T3RR1BL3 dijo...

Que pedazo de cabrón. Es una de las razones por la que no marco la casilla de la renta para la iglesia.
Ya podía meterse la lengua en el culo.